Arevalo

Arévalo se encuentra en la comarca de Tierra de Arévalo, a 827 metros de altitud, y es bañado por los ríos Adaja y Arevalillo afluentes ambos del rio Duero. La localidad cuenta con un municipio con una extensión de 46,07 km².

La comarca donde se situa Arévalo es conocida por su producción agrícola de cereales de secano asociados con leguminosas además de la abundancia del pino gallego y los pastos de invierno.Es una de las ciudades de Castilla con mayor cantidad de monumentos románicos-mudéjar.

La comarca donde se situa Arévalo es conocida por su producción agrícola de cereales de secano asociados con leguminosas además de la abundancia del pino gallego y los pastos de invierno.Es una de las ciudades de Castilla con mayor cantidad de monumentos románicos-mudéjar.

 
 
CASTILLO DE ARÉVALO
Localización
El castillo sen encuentra aislado de la ciudad, como siempre lo estuvo, sobre el encuentro de los ríos Adaja y Arevalillo, con un gran espacio vacío ante él y un foso hoy cegado.
El Origen
Situado a las afueras del pueblo al norte del núcleo urbano, su origen se remonta al siglo XIV, con reformas en el XV y XVI.
Algunos autores sitúan en este castillo el encierro al que Pedro I el Cruel condenó a su esposa Blanca de Borbón, mientras que otros no lo creen así ya que argumentan que el castillo se edificó en le época de su hermanastro Enrique II de Trastámara.
 La Estética
 En las fachadas aparecen novedades estéticas prevaleciendo sobre las castrenses. Sin embargo, los muros en talud, de influencia occidental, sin vanos, dificultando las labores de zapa y las cañoneras para uso de la reciente artillería muestran avances defensivos. En el terreno estético los garitones de los lienzos finamente diseñados, apoyados en grandes repisas cónicas, proporcionan belleza, los matacanes sobres cornisas boladas encima de arquillos y las finas torres circulares de los ángulos, ennoblecen bellamente el conjunto fabricado delicadamente con ladrillo.
 
Las Torres
Perpendiculares a la fachada principal arrancan los muros laterales que tuercen hacia el interior, reforzando sus ángulos con torres circulares, para formar las dos fachadas posteriores cuyo encuentro se realiza en otra torre circular. La Torre del Homenaje se integró en la edificación a imitación de la construida por Enrique IV en el Alcázar de Segovia.
Estructura del Castillo
Los muros exteriores del castillo nos muestran su planta pentagonal. La fachada principal está orientada al mediodía y de ella sobresale la antigua mota, transformada en Torre del Homenaje. La fachada del castillo fue unida lateralmente a los muros que constituían la segunda muralla del recinto urbano de la villa y frente a ella se extendía una gran plaza a modo de albacara.
La Historia
Parece que el castillo actual fue construido por don Álvaro de Zúñiga, y su mujer, duques de Arévalo, sobre las ruinas del anterior, como se desprende del testamento del primero otorgado en la villa de Béjar de Castañar el día 21 de julio 1486: “la fortaleza que yo e la dicha duquesa mi muger en ella edificamos que fue entregada a la Reina dona Ysabel”. Tal y como quedó escrito el duque entrega la villa a doña Isabel la Católica, que se la devuelve, pasando de nuevo a la corona en  1488. El castillo quedó convertido en prisión real hasta finales del siglo XVII para ser saqueado y convertido en ruinas durante la Guerra de Sucesión. Fue utilizado como cementerio en el siglo XIX, y pasó después de la guerra civil a ser restaurado y adecuado, silo del Servicio Nacional del Trigo. Hoy es sede del Museo del Cereal.
 
TORRES DE SAN MARTIN (Arévalo)
LA IGLESIA DE SAN MARTIN
La Iglesia de San Martín se remonta a los siglos XIII y XIV; es de estilo mudéjar, con una sola nave, un crucero y tres capillas en el ábside. En el costado derecho conserva un pórtico románico, restaurado en el siglo XVI al sustituirse algunas de las columnas y capiteles.
 
ORÍGENES
El origen de la Iglesia de San Martín son dos torres, en principio defensivas, a partir de las cuales lo caballeros García de la Cárcel descendientes del linaje de los Sedeño, fundaron la iglesia, donde se enterraron.
 
INTERIOR DE LA IGLESIA
La iglesia constaba primitivamente de una amplia nave central, separada de las dos primitivas torres. Posteriormente, al lado de la Epístola y en el siglo XVI, se levantó la Capilla de lo Muñones, que ocupó parte de la galería porticada.
 
LA GALERÍA PORTICADA
Adosado al muro sur de la iglesia se levanta uno de los componentes más característicos del románico castellano: la galería porticada. Se supone que las galerías porticadas debieron ser norte para los conversos, quizá numerosos en Arévalo por su abundante población hebrea.
 
LAS TORRES DE SAN MARTÍN
Sin duda alguna, lo más notable del edificio de la Iglesia son las dos magníficas torres mudéjares, llamadas de los Ajedreces y Nueva, que constituyeron el núcleo fundacional del templo.
 
LA TORRE DE LOS AJEDRECES
La Torre de los Ajedreces es considerada mudéjar. Es la más antigua de Arévalo y está rodeada de leyendas. Es llamada así porque está decorada por un friso de arabescos que cubre la zona comprendida entre los dos cuerpos superiores. Está compuesta por arquerías de vanos ciegos enfoscados con mortero de cal, y tiene gran interés por el carácter abstracto de su decoración y su interior con bóveda esquifada.
 
LA TORRE NUEVA
La segunda torre, más moderna que la anterior, es la llamada Torre Nueva. Se trata de una obra morisca no posterior a la segunda mitad del siglo XII. Su elevado cuerpo construido con esquinas de ladrillo y rafas de ladrillo en sus paramentos, que encuadran longitudinalmente cajones formados por cal y canto, se remata con dos cuerpos de arquerías.
 
PARROQUIA DE SANTO DOMINGO DE SILOS DE ARÉVALO
LA FUNDACIÓN
Se halla emplazada en la Plaza del Arrabal y ya aparece consignada como parroquia a mediados del siglo XIII. La devoción por Santo Domingo de Silos alcanzó un gran momento durante este siglo y se supone que los repobladores burgaleses que llegaron a Arévalo levantaron el templo en su memoria.
 
LAS OBRAS
Construyeron el ábside románico compuesto por altas aspilleras de ladrillo en pilastras y paños en mampostería de piedra. Los primeros documentos que se conservan pertenecen al año 1460 y corresponden a varios asuntos económicos del clero. Sin embargo, las obras no se reanudarían hasta finales del siglo XV o principios del siglo XVI. Dichas obras fueron costeadas por D. Lope del Río, general de artillería de los Reyes Católicos y su esposa María Álvarez de Arévalo y Montalvo.
 
EL RETABLO MAYOR
Es de estilo barroco y muestra una imponente talla escultórica de Santo Domingo de Silos, titular del templo, protagonista de la escena principal del retablo y sito en su calle central.
 
LA TORRE
Fue realizada en el siglo XVI en la misma época que se estaba levantando la fachada. Se sitúa sobre la nave de la Epístola y está reforzada con muros gruesos y sillares de granito. A pesar de su esbeltez es la de menor altura de las que existen en la villa. Presenta una decoración del siglo XVIII. Es de planta cuadrada en su parte baja y posteriormente fue transformada en campanario con un arco por cada lado. Sobre la terraza se alza un cuerpo octogonal remata en una pequeña cúpula que fue coronada con una estatua del Sagrado Corazón de Jesús con ocasión de la celebración del Congreso Eucarístico Regional del año 1944.
 
 LA FACHADA
La portada principal a la Plaza del Arrabal data del año 1572 y fue mandada construir por Hernán Tello y su esposa Dª María Tello  de Deza, también fundadores del colegio de los Jesuitas. Está realizada en un estilo muy próximo al herreriano por su severidad y austeridad decorativa. Anteriormente se entraba a la iglesia por dos puertas laterales frente a las plazuelas de Tello y Santo Domingo. Carecía de fachada a la plaza del Arrabal y, por tanto, de acceso desde ella. Tiene tres arcadas de granito almohadilladas, al estilo grecorromano, con escudos abaciales de Santo Domingo de Silos, de las que sólo están abiertas puertas en los dos laterales. Sobre ellas se abre un espléndido frontón circular, adornados con bolas del tipo escurialense, rematando una cruz veleta con tres bolas metálicas al más puro estilo musulmán. Bolas, que según cuenta la tradición, proceden de la antigua mezquita de la ciudad.
 
PLANTA
Consta de tres naves separadas por pilares y arcos escarzanos de evocación gótica. El interior está ricamente decorado con motivos de yeso. Alberga varios retablos barrocos. De la fábrica primitiva apenas se conserva la cabecera del templo románico-mudéjar de la primera mitad del siglo XIII, de un ábside con arquerías de medio punto dobladas sobre zócalo de mampostería y el primer tramo de la nave de la epístola con un gran arco semicircular y una esbelta bóveda de cañón levemente de herradura o apuntada. El tramo recto se oculta por edificaciones posteriores. El ábside románico se convierte en la cabecera de la construcción actual.
 
 LOS TESOROS
Bajo el altar se guardan las reliquias del patrón de la ciudad San Vitorino Mártir. Justo en el lateral derecho del retablo mayor se encuentra otro magnífico retablo de gran belleza decorativa en estilo neoclásico con una bella talla de San Juan de la Cruz. El presbiterio queda separado de las naves por una artística reja plateresca con barrotes salomónicos, elegantes frisos decorados con grutescos y un remate superior realizado a base de filigranas con motivos vegetales y un Calvario con el Cristo, la Virgen y San Juan, obra de Maese Bartolomé Ordóñez.
 
LAS CAPILLAS DE MARÍA DE UNGRÍA
En la nave de la izquierda hay tres capillas fundadas todas ellas por María de Ungría en el siglo XVII. En las primeras sobresale el Cristo Crucificado de tamaño natural que procede de la ilustre iglesia románico-mudéjar de la Lugareña. En la otra capilla sobresale el retablo barroco con la imagen de la Patrona de Arévalo y su Tierra, Nuestra Señora de las Angustias. Es una imagen de vestir con dulce y angustiado rostro lloroso con la figura de Cristo en actitud yacente a sus pies. Presenta una fina labra en su anatomía. Unos la atribuyen a Gregorio Fernández y otros a Pedro de Salamanca, uno de los más ilustres seguidores de Berruguete. Ha sido fechada en torno al siglo XVI y es posible que hubiese colaborado en su realización el escultor Juan Rodríguez. En una de las tres capillas de María de Ungría se encuentra el sepulcro que, según muchos especialistas, ha sido atribuido a la fundadora. La lauda sepulcral está realizada en relieve de pizarra negra con cabeza y manos de alabastro con leyenda en letras góticas.
 
LAS COFRADÍAS
En el año 1517 se fundó la Cofradía de Nuestra Señora de la Visitación o del Rosario. En 1581 se fundó en la misma iglesia la Cofradía de San Roque que todavía pervive. Otra cofradía es la de la Santa Vera Cruz y Ánimas, procedentes del Convento de San Francisco que se fusionó con la de Nuestra Señora de las Angustias.
 
LA CAPILLA DELA CRUZ
Existen evidencias de que en ella existió la Capilla de la Cruz donde el 4 de julio de 1500 el contador Juan de Arévalo fundó una capellanía.
 NUESTRA SEÑORA DE LAS ANGUSTIAS
Fue venerada por Isabel la Católica quien durante su infancia la visitó en numerosas ocasiones en su estancia de la antigua capilla de la Trinidad. Un regalo de la reina, un camafeo de esmeraldas sobre esmalte blanco, denominado “Galápago”, recuerda su especial devoción por esta imagen.
 
 RETABLO DE LA IGLESIA DE SAN MIGUEL DE ARÉVALO
SITUACIÓN
En época moderna Arévalo llegó a tener doce parroquias. En el año 1911, tres de ellas fueron cerradas al culto, San Nicolás, San Martín y San Miguel. Ésta última fue llamada también Iglesia de los Montalvos por tener en su interior los sepulcros de la familia fundadora del templo. Se sitúa sobre las cuestas del río Arevalillo, junto a los vestigios de la antigua muralla medieval. En la actualidad sólo quedan de ella restos de su cerramiento cuadrado del ábside, varios arquillos ciegos y algunos muros de sillarejo que cierran las naves.
 
 LAS REFORMAS
Según los Montalvo, se realizaron grandes esfuerzos por rescatar su antiguo esplendor mediante varias reformas constructivas. Se sabe que una de ellas pretendía rescatar la parte alta de la torre, el bajo coro, el magnífico retablo, la techumbre de madera y los arcos. Estas reformas se realizaron en el siglo XVI a pesar de que los Montalvo las sitúen en el siglo XV. En las obras de cantería intervinieron maestros de la talla de Diego de Escobar y Diego de Soba. El carpintero Diego López realizó los trabajos del cuerpo de la iglesia. Hasta el año 1550 intervinieron también Diego Ramos, Andrés González y Nicolás de San Pablo.
 
LA MÁS GRANDIOSA DE LAS PARROQUIAS DE ARÉVALO
Según testimonio de Gómez Moreno, en la más completa historia del arte monumental sobre Ávila y provincia señala que “interiormente asombra la gallardía del presbiterio cuyo ancho es de 8,25 metros. Término medio por la oblicuidad y convergencia de sus costados; le atraviesan dos perpiaños de tenue apuntamiento, con doble arquivolta, y otros arcos semejantes, esbeltísimos, decoran los muros laterales, entre los pilares de aquellos. Su arco total es del siglo XVI, con rosetas y,  en cuanto a las naves, se reformaron a la vez, tendiendo de largo dos valientes arcos de 15,25 m. de abertura, casi semicirculares, que apean estrechos colgadizos y armadura medial. De ella sólo quedan, por desgracia, sus riquísimas pechinas oblicuas de lazo ataujerado…” Era una iglesia del siglo XIII restaurada en el siglo XVI.
 
 
 LAS OBRAS
Se sabe que en el siglo XVI colgaban de sus paredes lienzos representando a Santa Bárbara, Santa Isabel de Hungría, el Sacrificio de Isaac y la Purísima Concepción. Los retablos laterales mostraban interesantes pinturas de Santa Teresa, etc.
 
 EL RETABLO MAYOR
Es una obra de Marcos Pinilla, conocido también como el Maestro de Arévalo. Consta de 13 tablas, distribuidas en tres cuerpos y cinco calles. El primer cuerpo consta de cuatro tablas; el segundo también; el tercero consta de cinco tablas, siendo la de mayores dimensiones la central. Las tablas del primer cuerpo se relacionan más con las formas de trabajar de Berruguete. Estuvo enmarcado con armadura del siglo XVI, aunque se sustituyó por otra barroca. El marco es obra de Diego Jufre
Se encuentra emplazado en la cabecera de la única nave de la iglesia de San Miguel de Arévalo. Está dedicado a la advocación de San Miguel. La imagen del santo titular es posterior. En el primer cuerpo están representados varios santos; en el cuerpo santo los milagros de San Miguel y en el tercer cuerpo las escenas de la Pasión de Jesús.
 
LOS TEMAS
Las cuatro tablas del primer cuerpo representan por orden numérico a San Sebastián y Santa Úrsula, a San Pablo y Santa Catalina, a Santo Tomás de Aquino y San Buenaventura y a San Francisco y San Jerónimo. El segundo cuerpo se dedica por entero a la vida de San Miguel y representan la cacería del toro y  Gargajo; San Miguel ante un altar de piedra; aparición de San Miguel ante la multitud. En el tercer cuerpo se hallan las escenas de la Pasión con la Flagelación; Cristo camino del Calvario; La Crucifixión; El Descendimiento y El Santo Entierro.
 
 
 
< Anterior   Siguiente >



Diseño páginas web casas rurales - Casas rurales en gredos